Todo es posible

Para quien la vacuidad es posible,

todo es posible.

Para quien la vacuidad es imposible,

nada es posible.

—Arya Nagaryuna

La vacuidad no es la nada. Por el contario, la vacuidad es el potencial infinito para que todos los fenómenos puedan emerger. Por ejemplo, debido a que un recipiente está vacío (es decir, no es un objeto sólido, sin cavidad), es posible verter líquidos en su interior. Si no estuviera vacío, no habría espacio para acomodar líquidos. De igual modo, si la naturaleza de la existencia fenomenal no fuese la vacuidad, no habría espacio para acomodar los fenómenos. Por lo tanto, la vacuidad es una condición necesaria para la manifestación.

Más aún, bien sea que un recipiente temporalmente contenga líquidos o no, por naturaleza siempre está vacío: su vacuidad característica no cambia —es precisamente la vacuidad la que le permite contener una sustancia. Similarmente, la naturaleza del mundo fenomenal es la vacuidad. En la vacuidad, todo puede surgir; sin la vacuidad, nada es posible.

Acerca de Tashi Nyima

I am a Dharma student, and aspire to be a companion on the path. I trust that these texts can offer a general approach and basic tools for practicing the Buddha's way to enlightenment. ||| Soy un estudiante del Dharma, y aspiro a ser un compañero en el sendero. Espero que estos textos ofrezcan a algunos un mapa general y herramientas básicas para la práctica del sendero a la iluminación que nos ofrece el Buda.
Esta entrada fue publicada en Visión dhármica. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s