Recordemos la paciencia

La paciencia es la capacidad de controlar nuestras reacciones y mantener la paz mental bajo cualquier condición, imperturbables ante el dolor y la dificultad. Es la práctica de tolerar las personas, objetos, comportamientos, y situaciones que pudieran tener el efecto de comprometer nuestra tranquilidad.

La paciencia no se experimenta como un deber opresivo o una obligación, sino como la elección voluntaria de manifestar activamente la tolerancia.

La paciencia para con los demás es necesaria:

  • cuando alguien nos trata (o trata a nuestros parientes y amigos) con desdén, nos increpa con palabras rudas, nos calumnia, o nos causa daño y dolor;
  • cuando nuestros enemigos o contrincantes (o sus parientes y amigos) experimentan placer y bienestar, cuando aceptan honores y recompensas, cuando se les alaba públicamente, o cuando se habla bien de ellos en privado; y
  • cuando nuestros parientes y amigos, y especialmente aquellos a quienes hemos favorecido de pensamiento, palabra, y obra, no agradecen nuestro favor, y nos hieren.

La paciencia para con nosotros mismos es necesaria:

  • cuando manifestamos ignorancia y limitación;
  • cuando quedamos cortos de nuestras metas;
  • cuando nuestras palabras y actos dan aliento y apoyo a nuestros enemigos; y
  • cuando nos defraudamos a nosotros mismos y a los demás.

La paciencia para con el Dharma es necesaria:

  • cuando las enseñanzas son difíciles, muy extensas, o aparentemente repetitivas;
  • cuando las condiciones en las cuales se imparten no son óptimas;
  • cuando las enseñanzas constituyen un reto a nuestras perspectivas habituales;
  • cuando nos ocasionan temor o incomodidad;
  • cuando observamos nuestras faltas más claramente, no logramos progresar rápidamente, experimentamos regresiones a niveles anteriores, o somos incapaces de mantener la perspectiva dhármica; y
  • cuando aparentan contradecir enseñanzas anteriores, como sucede con la progresión gradual de las verdades del origen dependiente, la vacuidad del yo personal y fenomenal, y la Naturaleza Búdica.

La paciencia de descontar el mal que nos hacen los demás puede cultivarse:

  • percibiéndoles como objetos de nuestra compasión;
  • considerando que todo el mal que nos causan surge a consecuencia de nuestro propio karma; y
  • comprendiendo que es sólo con la ayuda de quienes nos causan daño que podemos acumular el mérito de practicar la paciencia.

Hay tres razones que nos mueven a aceptar el sufrimiento con paciencia:

  • el sufrimiento expía las consecuencias de nuestro karma negativo;
  • mediante el sufrimiento desarrollamos renunciación, compasión, y la voluntad de adoptar comportamientos positivos y evitar los nocivos; y
  • el sufrimiento subyuga el orgullo, destruye la envidia, conquista el deseo y el apego, y nos motiva a perseverar en el sendero.

Podemos cultivar la paciencia contemplando con certeza tres enseñanzas profundas:

  • de acuerdo a la verdad del Origen Dependiente, cultivamos la paciencia al comprender que tanto el agente del daño que sufrimos, como el daño mismo, no tienen existencia     independiente, sino que son producto de varias causas y condiciones;
  • considerando la verdad de la Vacuidad, cultivamos la paciencia al reflexionar sobre la inexistencia del agente del daño y el daño mismo, ya que ambos carecen de realidad última; y
  • considerando la verdad de la Esencia Búdica, cultivamos la paciencia al reconocer que tanto el apego como la aversión son en última instancia manifestaciones veladas de la perfección natural de todos los seres.

Acerca de Tashi Nyima

I am a Dharma student, and aspire to be a companion on the path. I trust that these texts can offer a general approach and basic tools for practicing the Buddha's way to enlightenment. ||| Soy un estudiante del Dharma, y aspiro a ser un compañero en el sendero. Espero que estos textos ofrezcan a algunos un mapa general y herramientas básicas para la práctica del sendero a la iluminación que nos ofrece el Buda.
Esta entrada fue publicada en Visión dhármica y etiquetada , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a Recordemos la paciencia

  1. Gaviota dijo:

    Con tu permiso voy a rebloguear este post espero no te moleste!
    tengo mi blog privado si te apetece me pides paso!
    Un abrazo

  2. diaeconomina dijo:

    Genial, muchas gracias!! 🙂 Thank very much!

  3. diaeconomina dijo:

    Sorry thank you very much! 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s