Obra y gracia

El debate sobre la primacía de la gracia o el esfuerzo propio para alcanzar la salvación (liberación, iluminación) surge en varias tradiciones. La disputa es tal vez más reconocida en el ámbito cristiano, pero no está menos presente en el budismo, donde aparece como la distinción entre el Santo Sendero de la práctica personal y la admisión por gracia a la Tierra Pura de la suprema felicidad. 

En ambas tradiciones, es possible citar extensamente las escrituras para avalar una u otra postura. En el cristianismo, dos de los textos más citados para estas posiciones divergentes son la epístola a los Efesios y el evangelio de Mateo: 

Porque por gracia sois salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios; no por obras, para que nadie se gloríe. (Efesios 2:8-9)

No todo el que me dice: Señor, Señor, entrará en el reino de los cielos, sino el que hace la voluntad de mi Padre que está en los cielos. Muchos me dirán en aquel día: Señor, Señor, ¿no profetizamos en tu nombre, y en tu nombre echamos fuera demonios, y en tu nombre hicimos muchos milagros? Y entonces les declararé: Nunca os conocí; apartaos de mí, hacedores de maldad. (Mateo 7:21-23) 

En el budismo, las enseñanzas de Shinran Shonin, fundador de la secta Jodo Shinshu en el Japón, rechazan radicalmente la posibilidad del esfuerzo propio, y promueven una dependencia absoluta en la gracia del Buda Amida (Amitabha, Amideva):

Debemos saber que el Voto Primordial de Amida no discrimina entre jóvenes y ancianos, buenos y malos, y que sólo la fe verdadera es necesaria, pues es el Voto el que salva a los seres vivientes abrumados por la ignorancia y las pasiones.

Los seguidores del Santo Sendero nos recuerdan las palabras del Buda Sakyamuni:

Nadie nos salva, sino nosotros mismos.

Nadie puede y nadie debe salvarnos.

Nosotros mismos debemos transitar el sendero.

¿Son estas enseñanzas mutuamente excluyentes, o aún contradictorias? Muchos se abanderizan en estas discusiones, refutando o ‘explicando’ aquellos pasajes de las escrituras que se oponen a sus preferencias, y otros intentan justificar el aparente conflicto al notar que diversas enseñanzas son necesarias para diferentes públicos.

Si bien es cierto que las enseñanzas se ofrecen a personas particulares (y por tanto responden a tiempo, lugar, y circunstancias específicos), también lo es que ambos acercamientos —la gracia y el esfuerzo— son necesarios y complementarios. En realidad, entramos al Santo Sendero por el portal de la Tierra Pura.

Es por la gracia de los Budas que entramos al Santo Sendero de la acumulación de la sabiduría y la compasión. Y es por la gracia de los Budas que no es necesario preocuparnos por nuestra propia liberación, sino que podemos dedicarnos por entero al bienestar de los demás.

Acerca de Tashi Nyima

I am a Dharma student, and aspire to be a companion on the path. I trust that these texts can offer a general approach and basic tools for practicing the Buddha's way to enlightenment. ||| Soy un estudiante del Dharma, y aspiro a ser un compañero en el sendero. Espero que estos textos ofrezcan a algunos un mapa general y herramientas básicas para la práctica del sendero a la iluminación que nos ofrece el Buda.
Esta entrada fue publicada en Sangha del Loto y etiquetada , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s