En la edad postrera del Dharma

El Buda Sakyamuni predicó durante 45 años en este mundo. En ese tiempo, le formularon las mismas preguntas repetidamente, y él las contestó pacientemente, según la capacidad, la madurez, y la disposición de sus interlocutores. 

En el sentido convencional, no hay nada nuevo, y por lo tanto no es posible satisfacer el ansia de novedad. En el sentido absoluto, cada momento es nuevo e irrepetible. Hemos escuchado el Dharma muchas veces, y hemos comprendido algo. Pero es sólo con la voluntad de exponernos repetidamente a las enseñanzas que seremos capaces de profundizar nuestra comprensión y manifestarla en nuestras vidas. 

Debemos aprender a compartir el Dharma en lugares diferentes, con personas varias, y sólo lo lograremos mediante la repetición. La cultivación del Dharma —como todas las cosas— no es únicamente para nuestro beneficio, sino para el bien universal. 

Cuando leo los escritos de Kunchen Dolpopa, agradezco su voluntad incansable de compartir conmigo, en formas diferentes, en varios textos y oraciones, su sabiduría. Agradezco su paciencia al compartir la misma lección fundamental en cientos de maneras diversas, con la intención de ayudarme a comprender el significado definitivo del Dharma.  

Bien sea en forma concisa en El prontuario del Dharma, más extensamente en El cuarto concilio, o exhaustivamente en La montaña del Dharma, el Maestro Dolpopa comparte conmigo la misma enseñanza fundamental: la realidad suprema de la pureza, la existencia, la dicha, y la permanencia verdaderas de la naturaleza perfecta. Me ofrece miles de analogías y argumentos lógicos para que pueda yo comprender cabalmente esa verdad única e imprescindible: mi propia naturaleza búdica. 

Yo también necesito aprender a facilitar la comprensión del Dharma de forma simple, accesible, y urgente, en este lugar, este momento, y en estas circunstancias. Ya que mi vida se hace más corta con el paso del tiempo, debo concentrarme en comunicar lo esencial: generar certeza, votos, y práctica para acceder a la Tierra Pura —aquí y ahora de ser posible, o al menos tras la muerte. Para todos, igual que para mí, es ésto lo único posible y necesario en la era de las cinco corrupciones, la edad postrera del Dharma. 

¿Quién puede sobreponerse a las cinco corrupciones durante una vida tan corta y agitada? ¿Quién puede dedicar el tiempo y generar el esfuerzo sostenido para vivir en conformidad con la plenitud del Dharma? No es éste el momento para doctrinas complejas y los métodos arduos, si no para el mensaje puro y sencillo de la promesa del Buda Amideva. 

om amideva hrih

Acerca de Tashi Nyima

I am a Dharma student, and aspire to be a companion on the path. I trust that these texts can offer a general approach and basic tools for practicing the Buddha's way to enlightenment. ||| Soy un estudiante del Dharma, y aspiro a ser un compañero en el sendero. Espero que estos textos ofrezcan a algunos un mapa general y herramientas básicas para la práctica del sendero a la iluminación que nos ofrece el Buda.
Esta entrada fue publicada en Preguntas y respuestas y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a En la edad postrera del Dharma

  1. La Via Central dijo:

    Reblogueó esto en LA VIA CENTRAL.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s