Estar y sentirse solo

soledadEstar solo puede ser maravilloso, pero no cuando nos sentimos solos. Especialmente durante las fiestas de fin de año, podemos sentirnos aislados y sin amor, ignorados y sin importancia. Podemos llegar a sentir que el fluir de la convivencia social nos ha pasado de largo —o peor aún, podemos sentir como si nos ahogásemos en un río de momentos sin propósito. 

Estar solo puede ser un dato circunstancial, pero sentirse solo es siempre una emoción afligida. Sentirse solo es una interpretación, una proliferación conceptual basada en una experiencia dada. Es la elaboración del significado que imponemos sobre nuestras circunstancias.  

Habituados a la idea de nosotros mismos como el centro, y la criaturas de nuestro universo como seres atados a esa centralidad, es difícil aceptar que los mundos (las personas y objetos) de nuestro sistema solar puedan alejarse de la influencia de nuestra gravedad —ver cómo sus órbitas se expanden, se distorsionan, y por último van migrando hacia otros soles.  

Interpretamos esta migración natural de nuestros seres queridos hacia otras relaciones o lugares como un abandono. Podemos generar resentimiento ante su ingratitud real o aparente, o podemos dirigir ese resentimiento contra nosotros mismos, sintiendo vergüenza al no poder mantener a nuestros satélites en órbita, o culpándonos por empujarlos a marcharse.  

El Buda nos enseñó: “Todos los que viven, necesariamente mueren, y todos los que se unen, se separan.” De una u otra forma —al transitar caminos distintos, o mediante la muerte— todos los seres que conocemos y atesoramos se ausentarán de nuestras vidas, o nos ausentaremos nosotros de las suyas. El resentimiento, la vergüenza, y la culpabilidad no son reacciones razonables y adecuadas ante la realidad. Estar solo es una bendición. Sentirse solo es una maldición auto-infligida. 

Los seres humanos —y especialmente aquellos con intereses espirituales— pasamos por cuatro etapas en la vida: aprender, producir, retirarse, y trascender. Cada etapa tiene sus dichas y sus penas, sus retos y recompensas. Tiene su momento y su lugar. 

Estar solo es un componente esencial de la tercera etapa de la vida. Sin experimentar la soledad, no podemos comenzar el proceso de introspección profunda que nos permite reconocer la realidad tal como es, y prepararnos a trascender en paz este mundo de sufrimientos. Si nos mantenemos inmersos en el barrunto y el drama de las relaciones interpersonales, nos veremos impedidos de contemplar nuestra mortalidad, y no podremos prepararnos para la próxima etapa de nuestra experiencia. 

No todos los seres humanos pueden beneficiarse del mismo grado de soledad. Si necesitamos compañía, entonces debemos procurarla. Si la familia no está próxima, disponible, o emocionalmente asequible, entonces debemos procurar desarrollar amistad con otras personas de nuestra misma etapa en la vida, con valores e intereses espirituales similares. Si no tenemos esas amistades aún, y su compañía es importante para nosotros, debemos encontrarles. Existen. Tal vez debamos buscarles intensamente, pero a la larga les encontraremos. Lamentar nuestra soledad no es útil. 

Sin embargo, cuando les encontramos, debemos evitar cuidadosamente restablecer los patrones de conducta de las etapas previas con nuestros amigos espirituales. Caminemos adelante juntos, retirándonos del drama de la dualidad, sin regresar a una etapa que ya no es posible ni deseable. 

Así como los amantes jóvenes buscan juntos la soledad, lejos de los demás, atesorando su intimidad, ahora debemos cultivar la compañía de nuestra luz interior, nuestra Naturaleza Búdica, cuya presencia permanente hemos ignorado por largos años, pero nunca nos abandona —nuestra madre cariñosa, nuestro fiel amante, nuestro hijo filial, nuestro amigo verdadero.  

Este es el momento de atesorar esa intimidad, sin el ruido y la distracción de las multitudes. 

om amideva hrih

Anuncios

Acerca de Tashi Nyima

I am a Dharma student, and aspire to be a companion on the path. I trust that these texts can offer a general approach and basic tools for practicing the Buddha's way to enlightenment. ||| Soy un estudiante del Dharma, y aspiro a ser un compañero en el sendero. Espero que estos textos ofrezcan a algunos un mapa general y herramientas básicas para la práctica del sendero a la iluminación que nos ofrece el Buda.
Esta entrada fue publicada en Preguntas y respuestas y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Estar y sentirse solo

  1. Raquel García dijo:

    Que alivio deja en mi corazón y en mi mente este artículo que escribes sobre la soledad. Gracias

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s