Culpa

BlameRecientemente, una amiga compartió conmigo una aseveración de un autor que reclama que antes de perdonar, es necesario asignar culpas. El autor continúa diciendo que es esencial para comprender y trabajar con la ley del karma que dejemos de culpar a los demás y nos culpemos a nosotros mismos por crear o atraer situaciones desagradables. 

La palabra ‘culpa’ tiene una carga emocional. Bien sea que culpemos a los demás o nos culpemos a nosotros mismos, la emoción negativa que acompaña la culpa no es hábil ni virtuosa. Culpar no es sólo el acto de asignar responsabilidad por una consecuencia indeseable, sino que también imputa maldad o intención negativa al actor de los hechos. 

La ley del karma, según la enseño el Buda Sakyamuni, va más allá de los conceptos humanos de la moral, el bien y el mal, la verdad y el error. Es sencillamente el reconocimiento de que toda causa produce un efecto. La gravedad no tiene la intención de hacernos caer cuando tropezamos; el fuego no tiene la intención de quemarnos cuando acercamos la mano a una llama.  

Cuando el agua entra en contacto con una superficie, la superficie se moja. No culpamos al agua por mojar la superficie —esa es su naturaleza. Igualmente, cuando nuestra ignorancia sobre la naturaleza del ser y los fenómenos, y nuestras emociones afligidas (el apego, la aversión, y la indiferencia) ocasionan que actuemos de manera inexperta, no hay por qué culpar ni condenar.  

El propósito de reconocer la ley del karma no es punitivo, sino instructivo. Cuando comprendemos que existe una relación de causa y efecto entre nuestros actos y las consecuencias que experimentamos, quedamos libres de la falsa creencia de ser víctimas. No vivimos en un universo caótico donde el mal nos acecha sin razón. Somos libres de hacer camino propio, corregir errores, y salir adelante. 

No estudiamos el karma para identificar las causas específicas por las cuales algo negativo sucede. Ese ejercicio es inútil. Comprendemos la ley del karma para empeñarnos en crear causas positivas y eficaces en nuestra experiencia.  

La ley del karma, de las causas y sus efectos, no nos conduce a la recriminación, la culpa, y la condena. Por el contrario, nos invita a aceptar nuestra capacidad de ser libres del sufrimiento y sus causas, y aceptar la felicidad y sus causas.

Anuncios

Acerca de Tashi Nyima

I am a Dharma student, and aspire to be a companion on the path. I trust that these texts can offer a general approach and basic tools for practicing the Buddha's way to enlightenment. ||| Soy un estudiante del Dharma, y aspiro a ser un compañero en el sendero. Espero que estos textos ofrezcan a algunos un mapa general y herramientas básicas para la práctica del sendero a la iluminación que nos ofrece el Buda.
Esta entrada fue publicada en Preguntas y respuestas y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Culpa

  1. Extraordinario tu artículo, muy acertado.
    Gracias.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s