Deja de sufrir

No-EntreSi nunca has sufrido, te deseo que siempre goces de la felicidad y sus causas.

Para aquellos de nosotros que hemos experimentado penas, rechazos, y frustraciones, nos hemos separado de los seres queridos, hemos perdido nuestra salud y posesiones, no hemos logrado alcanzar nuestros sueños, o nos hemos dado cuenta de no poder evitar el envejecimiento y la muerte, es muy fácil aceptar la primera verdad noble: la vida es dura.

Las cuatro verdades nobles del Buda Sakyamuni no son ‘nobles’ sólo por haber sido enunciadas con sabiduría, elocuencia, y compasión. Son nobles porque son importantes.

Podemos hacer creer a los demás que no estamos preocupados, pero todos queremos ser felices. Todos. En algún momento tal vez llegamos a creer que sabíamos cómo lograrlo —si tan sólo pudiésemos conseguir ese empleo, comprar este auto, mudarnos a esa casa, hacernos de esa pareja, o ser bellos, ricos, famosos, y poderosos… Pero ya sabemos cómo termina el cuento de hadas. Los bellos, los ricos, los poderosos, los famosos, los jóvenes y los viejos, los listos y los tontos, los buenos y los malos, todos sufrimos.

La segunda verdad noble nos dice que el sufrimiento no es fortuito; tiene sus causas. No hay efecto sin causa, y no hay causa sin efecto. Cuando prestamos atención, comenzamos a notar que todos nuestros problemas se resumen en dos: tomamos decisiones equivocadas en base a información incorrecta (o insuficiente), y nos dejamos arrastrar por las emociones. Nos hacen falta paz y claridad.

¿Hay algún aspecto de nuestras vidas que no mejoraría con un poco más de paz y claridad? ¿Tomaríamos mejores decisiones si viésemos las cosas como son, en lugar de como deseamos —o tememos— que sean? ¿Tendríamos una mejor oportunidad de ser felices si no nos ofuscaran el apego, la aversión, la indiferencia, el orgullo, y la envidia?

Las dos últimas verdades nobles nos aseguran que podemos dejar de sufrir, y que hay un sendero que conduce al fin del sufrimiento. Podemos escapar el desconcierto; podemos ver claramente. Pero antes debemos comprender los errores que hemos estado cometiendo, y adoptar una estrategia práctica para reducir y gradualmente eliminar el sufrimiento.

Podemos especular sobre las ‘verdades últimas’ cuanto queramos, dilucidar las cualidades divinas, y determinar precisamente cuántos ángeles bailan sobre la cabeza de un alfiler, pero si no resolvemos el problema del sufrimiento, ¿de qué nos vale? Podemos convencernos de poseer la verdad, toda la verdad, y sólo la verdad, pero hasta tanto no eliminemos las causas del sufrimiento y establezcamos las causas de la felicidad, todo conocimiento es vano.

Debemos evitar dañar a los demás y a nosotros mismos. Debemos contribuir al bienestar de todos. Y necesitamos entrenar la mente, para que no persista en causar más sufrimiento. Una vez hemos llegado a esta conclusión, el sendero se abre ante nosotros. No hay secretos. Sólo debemos dar un paso al frente.

Anuncios

Acerca de Tashi Nyima

I am a Dharma student, and aspire to be a companion on the path. I trust that these texts can offer a general approach and basic tools for practicing the Buddha's way to enlightenment. ||| Soy un estudiante del Dharma, y aspiro a ser un compañero en el sendero. Espero que estos textos ofrezcan a algunos un mapa general y herramientas básicas para la práctica del sendero a la iluminación que nos ofrece el Buda.
Esta entrada fue publicada en Visión dhármica y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s