La magia mental

magician-pulling-a-rabbit-001El conocimiento de la vacuidad puede cultivarse directamente al recordar constantemente que todas las apariencias son elaboraciones mentales que surgen de nuestras acumulaciones kármicas y nuestras perspectivas, tendencias, y deseos. Kunchen Dolpopa declara en su Prontuario del Dharma: “Todos los fenómenos simplemente surgen de condiciones, sin ningún ser, agente, alma, o creador, y son como sueños, ilusiones, espejismos, o ecos.”

Una metáfora útil es la de un acto de magia: aún cuando el mago observa, al igual que su público, cómo saca el proverbial conejo de la chistera, él sabe exactamente cómo llegó el conejo ahí, y no considera por un solo momento que haya verdadera magia envuelta. El mago sabe bien que es sólo un acto.

Las apariencias cotidianas son los conejos que sacamos de la chistera de la mente. Aún cuando las experimentamos con los sentidos, debemos saber que no son reales, sustanciales, y permanentes. Sólo son apariencias. Son insustanciales e impermanentes. Son vacuidades.

Anuncios

Acerca de Tashi Nyima

I am a Dharma student, and aspire to be a companion on the path. I trust that these texts can offer a general approach and basic tools for practicing the Buddha's way to enlightenment. ||| Soy un estudiante del Dharma, y aspiro a ser un compañero en el sendero. Espero que estos textos ofrezcan a algunos un mapa general y herramientas básicas para la práctica del sendero a la iluminación que nos ofrece el Buda.
Esta entrada fue publicada en Visión dhármica. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a La magia mental

  1. Sergio Sosa dijo:

    Gassho, Gracias por sus post son muy concretos y útiles. Lo de lavacuidad ya lo voy entendiendo. Una pregunta, La silla donde estoy sentado ahora que es impermanente, e insustancial lo comprendo pero ¿Como podemos decir que es una elaboración mental producto de mis tendencias Karmicas, o deseos?.

    • Tashi Nyima dijo:

      No hablamos de “la silla en sí misma”, sino de nuestra percepción de la silla (que es lo único que conocemos). Si no sabemos lo que es una silla, no la reconocemos. Si estamos agitados y distraídos, no la percibimos. Si estamos preocupados con otros pensamientos, no la notamos. Todas nuestras percepciones dependen de las formaciones kármicas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s