Los placeres

13731690_1676255449365175_5792319421383687256_n

No pueden satisfacerse los deseos sensuales,

aun con una lluvia de monedas de oro,

pues los placeres de los sentidos

producen poca satisfacción y mucho dolor.

 

Una vez comprenden esta verdad,

los sabios no persiguen deleitarse

ni siquiera con placeres celestiales.

 

Los discípulos del Buda Supremo

se deleitan en la destrucción de los apegos.

—Buda Sakyamuni, Udanavarga

Publicado en Visión dhármica | Deja un comentario

La cadena

15107340_921406177958858_4194500780401866330_nPorque hay un fenómeno, otro fenómeno surge;

porque esto surge, surge lo otro.

Condicionadas por la ignorancia,

surgen las formaciones kármicas.

Condicionada por las formaciones kármicas,

surge la conciencia.

 

Condicionados por la conciencia, surgen el nombre y la forma.

Condicionadas por el nombre y la forma, surgen las seis fuentes de la percepción.

 

Condicionado por las seis fuentes de la percepción, surge el contacto.

Condicionada por el contacto, surge la sensación.

 

Condicionado por la sensación, surge el ansia.

Condicionado por el ansia, surge el apego.

 

Condicionada por el apego, surge la existencia.

Condicionado por la existencia, surge el nacimiento.

 

Condicionados por el nacimiento, surgen el envejecimiento, la muerte,

la miseria, la lamentación, el dolor, la infelicidad, y la agitación.

Así es como surge este gran cúmulo de sufrimiento.

—Buda Sakyamuni, Āryamaitreyaparipṛcchādharmāṣṭanāma mahāyāna sūtra

Publicado en Visión dhármica | Deja un comentario

En ningún otro lugar

15181555_926535687445907_5907334281578194014_n

Ya que todos los fenómenos son naturalmente puros, cultivemos el conocimiento claro de la ausencia de entidades.

Ya que todos los fenómenos se relacionan con la mente iluminada,cultivemos el conocimiento claro de la gran compasión.

Ya que todos los fenómenos son naturalmente luminosos, cultivemos el conocimiento claro de la ausencia de aprehensión.

Ya que todas las entidades son impermanentes, cultivemos el conocimiento claro de la ausencia de apego.

Ya que la mente es la causa del asomo del conocimiento, no busquemos al Buda en ningún otro lugar.

—Buda Sakyamuni, Āryātyaya­jñāna­nāma mahāyāna sūtra

Publicado en Visión dhármica | 1 Comentario

Preceptos del practicante

6f2144d6fca09250b48b4d73bbbf576eDe todo corazón recuerda al Buda, el Dharma, y la Sangha.

No desprecies el poder de la interacción

entre la compasión del Buda y tu aspiración.

 

De todo corazón confía en el Dharma que aceptas reverentemente.

No denuncies las enseñanzas que siguen los demás.

 

De todo corazón despierta el reconocimiento de la igualdad.

No te pierdas en parcialidades.

 

De todo corazón que nazca en ti la compasión.

No seas indiferente a las penas de los demás.

 

De todo corazón presenta un semblante amable.

No manifiestes encono e intolerancia.

 

De todo corazón reside serenamente en la humildad.

No encumbres un espíritu arrogante.

 

De todo corazón identifica las causas de la impureza.

No generes una mente apegada.

 

De todo corazón contempla la realidad de la impermanencia.

No avives pensamientos de avaricia y avidez.

 

De todo corazón rectifica tus propias faltas.

No condenes a los demás por sus errores.

 

De todo corazón despliega la actividad de transformar a los demás.

No seas negligente en la práctica para el beneficio universal.

 

De todo corazón aspira a la Tierra Pura.

No ignores el dolor de los tres destinos inferiores.

 

De todo corazón contempla confiadamente nacer en la Tierra Pura.

Evita la indolencia al recitar el Nombre.

 

De todo corazón recuerda siempre el Oeste.

No desvíes tus pensamientos en otras direcciones.

 

De todo corazón esfuérzate en la práctica que conduce a la iluminación.

No acompañes a quienes se entregan a las diversiones y el placer.

 

De todo corazón acepta el consejo de tus buenos maestros.

No te fíes de la arrogancia de tu mente.

 

Perfecciona el esfuerzo y nunca descuides la esencia de la práctica:

recordar el Nombre en pensamiento, palabra, y obra.

—Ippen Shonin

Publicado en Visión dhármica | Deja un comentario

Monjes y monjas

20526098_1122140871218720_4248477760235645754_nNo son monjes ni monjas verdaderos

quienes dañan a los demás,

ni son renunciantes quienes oprimen a otros seres.

Vivir sin despreciar a nadie, sin hacer daño,

actuar con mesura, observar los preceptos,

moderar el consumo, ser castos,

meditar continuamente  —esto enseñan los Budas.

—Buda Sakyamuni, Udanavarga

Publicado en Visión dhármica | Deja un comentario

Iluminados

bright-full-moonQuienes han sido descuidados y ya no se descuidan,

iluminan este mundo como una luna que escapa de las nubes.

Quienes con sus buenas acciones cubren el mal que han causado,

iluminan este mundo como una luna que escapa de las nubes.

—Buda Sakyamuni, Udanavarga

Publicado en Visión dhármica | Deja un comentario

Sagrados

imagesAunque vayan bien vestidos y adornados,

si son pausados, tranquilos, controlados, firmes en el sendero,

y han abandonado la violencia hacia todos los seres,

esos, en verdad, son sagrados, renunciantes, y monásticos.

—Buda Sakyamuni, Udanavarga

Publicado en Visión dhármica | Deja un comentario

Bueno y valioso

VP18+Chokyi+NyimaMás que “mindfulness” (atención plena),

toca enseñar “kindfulness” (bondad plena).

[…]

Sin bondad no hay nada bueno ni valioso,

ni en la familia, ni en la sociedad, ni en el mundo.

—Chökyi Nyima Rimpoché

Publicado en Visión dhármica | Deja un comentario

Placer

17457625_10155524106554666_8915788750461364918_nSi hacemos daño, no lo hagamos una y otra vez.

No derivemos placer del daño, pues la acumulación del daño es dolorosa.

Si hacemos el bien, hagámoslo una y otra vez.

Derivemos placer de hacer el bien, pues la acumulación del bien es gozosa.

—Buddha Shakyamuni, Udanavarga

Publicado en Visión dhármica | Deja un comentario

Excelentísimos

6619245816676799765No hay más existencia mundana para quienes, como la tierra, no resienten nada, son tan firmes como un gran pilar, y tan puros como un lago profundo y cristalino.

Tranquilo es el pensamiento, tranquilo el habla, y tranquilo el comportamiento de quienes, con pleno conocimiento, son completamente libres, perfectamente serenos y sabios.

No albergan creencias ciegas, conocen lo increado, han cortado de raíz los eslabones del origen dependiente, destruido todas las causas kármicas, y han desechado todos los deseos —esos, en verdad, son excelentísimos.

—Buda Sakyamuni, Udanavarga

Publicado en Visión dhármica | Deja un comentario