Tesoro verdadero

185168_406034926112853_1749305043_nEntre todas las pertenencias,

el Buda describió la satisfacción

como la mejor y más excelente.

¡ Permanece siempre satisfecho!

Si estás satisfecho, aun si no tienes nada más,

eres dueño de un tesoro verdadero.

—Arya Nagaryuna, Carta a un amigo

Publicado en Visión dhármica | 1 Comentario

Llenos y vacíos

4245793-riverObservemos el fluir del agua

en picos y desfiladeros:

los riachuelos corren ruidosos,

los grandes ríos fluyen en silencio.

 

Lo vacío resuena; lo lleno es circunspecto.

El tonto es como un cacharro vacío;

el sabio está lleno.

—Buda Sakyamuni

Publicado en Visión dhármica | Deja un comentario

No somos impotentes

15220005_1391555427522182_4391302347126970527_nDuele ver que algunos seres que amamos no sólo sufren ahora, sino que también acumulan causas de sufrimiento futuro.

En ocasiones como éstas, es importante recordar que no somos impotentes. Todo el bien que hacemos es de beneficio universal.

Aún si un individuo particular rechaza nuestro amor y compasión, podemos reducir su sufrimiento indirectamente, beneficiando a los demás. Al mejorar la calidad del entorno mediante nuestros actos virtuosos, todos se benefician.

Cuando somos amables con quienes aceptan nuestro amor, abrazamos también a quienes lo rechazan.

Publicado en Visión dhármica | 1 Comentario

La raíz de la virtud

13522011_1083450565026861_8090055587760945445_nQuienes cultivan la compasión pueden dar aquello que es difícil dar;

pueden tolerar pacientemente aquello que es difícil tolerar;

y pueden hacer aquello que es difícil hacer.

La compasión es la raíz de todas las virtudes.

—Buda Sakyamuni, Sutra de la Moralidad del Laico

Publicado en Visión dhármica | 1 Comentario

El sendero es gradual

12717492_783000765139296_5636393139631942792_nNo se obtiene la sabiduría instantáneamente. En realidad, se obtiene la sabiduría mediante el entrenamiento gradual, la acción gradual, y la práctica gradual. ¿Y cómo se obtiene la sabiduría mediante el entrenamiento gradual, la acción gradual, y la práctica gradual?

Cuando surge confianza, uno visita a un maestro. Tras visitar, uno se acerca más. Tras acercase más, uno oye. Tras oír, uno escucha el Dharma. Tras escuchar el Dharma, uno lo recuerda. Recordando el Dharma, uno entiende el significado de la enseñanza.

Tras entender el significado, uno analiza las enseñanzas, y está de acuerdo con ellas. Al estar de acuerdo tras analizar las enseñanzas, surge el deseo de aplicarlas. Tras surgir el deseo, uno está dispuesto a practicarlas. Tras estar dispuesto, uno contempla las consecuencias. Tras contemplar las consecuencias, uno realiza esfuerzos.

Tras realizar esfuerzos, uno percibe en cuerpo propio la realidad absoluta, y penetrándola con discernimiento, la ve directamente.

—Buda Sakyamuni, Kitagiri Sutta del Majjhima Nikaya

Publicado en Visión dhármica | Deja un comentario

Guru Yoga

kdsgdcReverencia al Precioso Lama, la Quintaesencia de las Tres Formas, la Joya de la Corona del Linaje Puro, Revelador del Sendero Supremo, el Señor del Refugio, el Regente del Buda, inigualablemente amable, Maestro Incomparable, Blasón Triunfal de la Sabiduría de la Gran Vía Central. Sabio Yonán, ¡escucha mi plegaria! 

Un instante único de Tu visión penetra la totalidad de los objetos del conocimiento, discerniendo cuanto es real como real, y cuanto es irreal como irreal. Te ruego, ¡mírame con compasión! Otórgame Tus bendiciones. Confiéreme las dos acumulaciones. Sabio en tres modos, concédeme el fruto espontáneo de los dos propósitos. OM MANI PEME HUM HRIH 

Me refugio con confianza poderosa en el Lama, el Yidam, la Protectora, y las Tres Joyas. Ruego generar amor, compasión, regocijo, y ecuanimidad inconmensurables hacia todos los seres. Por el bien universal, prometo practicar con diligencia el profundo sendero de la Unión con la Mente del Lama. ¡Que todas las apariencias insubstanciales, dependientes, y temporales se disuelvan en la vacuidad! OM MANI PEME HUM HRIH 

Precioso Lama, saludo con reverencia Tu cuerpo, voz, y mente. Tu cuerpo se adorna con las inalterables marcas y signos perfectos. Tu voz incesante y melodiosa penetra las diez direcciones. Tu mente permanece inmutable en la percepción directa de la realidad sin elaboraciones conceptuales. OM MANI PEME HUM HRIH

Me inclino ante Ti, la personificación de todos los Tatágatas, desvelados al purificar perfectamente los cinco conjuntos mediante el Vaira Yoga. OM MANI PEME HUM HRIH

Presento con júbilo e intención pura un inconcebible océano de ofrendas, contenidas las virtudes del cuerpo, el habla, y la mente, acumuladas durante los tres tiempos. Confieso abiertamente todas las corrupciones del cuerpo, el habla, y la mente, y deseo ardientemente purificarlas. OM MANI PEME HUM HRIH 

Me regocijo en la virtud de los seres sagrados y ordinarios. Suplico de todo corazón que hagas girar las Tres Ruedas del Dharma sin descanso. Te imploro que permanezcas en el mundo por el bien de los seres. OM MANI PEME HUM HRIH

Te invoco, Precioso Lama. Tu naturaleza es inseparable de las Cuatro Formas Puras. Eres Tú el mejor de los Monarcas del Vaira, tras completar los tres adiestramientos y alcanzar los doce estadios. OM MANI PEME HUM HRIH

Te invoco, Precioso Lama. Conoces perfectamente las Cinco Sabidurías, y has transformado por completo las ocho preocupaciones mundanas al permanecer por un instante único en la atención primordial libre de toda dualidad. OM MANI PEME HUM HRIH 

Te invoco, Precioso Lama. Tu actividad iluminada es inseparable de la misión de todos los Santos Maestros, liberando y madurando a los discípulos afortunados mediante los doce poderes que extinguen los componentes materiales del cuerpo y sus energías. OM MANI PEME HUM HRIH

Te invoco, Precioso Lama. Eres inseparable de todos los Yidams, Tus conjuntos son las seis Familias de los Budas, Tus conciencias son los Ocho Bodisatvas, y Tus extremidades son las asambleas de todas las Deidades Fieras. OM MANI PEME HUM HRIH

Te invoco, Precioso Lama. Eres inseparable de todos los Budas y Tu naturaleza es la magnífica Forma Vacía de la Verdad. Has completado las dos acumulaciones y manifestado innumerables emanaciones para beneficiar a los seres. OM MANI PEME HUM HRIH

Te invoco, Precioso Lama. Eres inseparable de todos los Dharmas inmaculados. Manifiestas las enseñanzas del significado definitivo, y me conduces a la verdad profunda e inefable de la Vacuidad Extrínseca. OM MANI PEME HUM HRIH

Te invoco, Precioso Lama. Eres inseparable de los Señores y Señoras de la Noble Asamblea que residen en los diez niveles de los Bodisatvas y han alcanzado la liberación total y la iluminación perfecta. Eres el intachable Amigo Virtuoso, y el Refugio de todos los seres. OM MANI PEME HUM HRIH

Te invoco, Precioso Lama. Eres inseparable de los Protectores del Dharma, conquistadores y pacificadores de todos los obstáculos y estorbos mediante el poder de la compasión radical, espontánea, universal, y sin referentes. OM MANI PEME HUM HRIH 

Te invoco, Precioso Lama. Eres la fuente de todas las victorias, y otorgas las bendiciones supremas y ordinarias mediante las cuatro actividades iluminadas de la pacificación, el aumento, la atracción, y la dominación. OM MANI PEME HUM HRIH

Te invoco, Precioso Lama. Disipas toda oscuridad y esclareces las creencias erradas al hablar, sostener, y explicar los sutras, tantras, tratados, e instrucciones. OM MANI PEME HUM HRIH 

Ruego reconocer los cuatro mantras seminales de Tu cuerpo como las Formas Puras Vacías, y recibir las Cuatro Atribuciones al contemplarlas. Bendíceme, Precioso Lama, con este logro. OM MANI PEME HUM HRIH 

Del mantra OM en Tu frente irradia una luz blanca hacia mi frente. Con esta luz blanca, recibo la Atribución del Vaso. Purifico los oscurecimientos del cuerpo y el estado común, experimento las Cuatro Dichas, y manifiesto la Forma Vacía Indestructible. Bendíceme, Precioso Lama, con este logro. 

Del mantra AH en Tu garganta irradia una luz roja hacia mi garganta. Con esta luz roja, recibo la Atribución Secreta. Purifico los oscurecimientos del habla y el sueño, experimento las Cuatro Dichas Excelentes, y manifiesto la Forma Vacía de la Gloria. Bendíceme, Precioso Lama, con este logro. 

Del mantra HUM en Tu corazón irradia una luz azul hacia mi corazón. Con esta luz azul, recibo la Atribución de la Sabiduría Primordial. Purifico los oscurecimientos de la mente y el sueño profundo, experimento las Cuatro Dichas Supremas, y manifiesto la Forma Vacía de la Verdad. Bendíceme, Precioso Lama, con este logro.

Del mantra HO en Tu plexo solar irradia una luz dorada hacia mi plexo solar. Con esta luz dorada, recibo la Atribución Sagrada. Purifico las inclinaciones y tendencias muy sutiles, experimento las Cuatro Dichas Innatas, y manifiesto la Forma Vacía de la Unión. Bendíceme, Precioso Lama, con este logro. 

Tu mente penetra mi mente, y mora en el centro de un loto de ocho pétalos en mi corazón. Mediante esta práctica, purifico todas mis impurezas, despejo todos los obstáculos, y manifiesto la Naturaleza Iluminada. Bendíceme, Precioso Lama, con este logro. OM MANI PEME HUM HRIH 

Al saborear el néctar de Tu enseñanza perfecta sobre el significado profundo, Te sigo desde este instante como una sombra. Precioso Lama, ¡mírame con compasión! OM MANI PEME HUM HRIH

 Ruego permanecer en la contemplación constante del Dharma Profundo, para así manifestar la Iluminación completa y perfecta en esta vida. Bendíceme, Precioso Lama, con el Gran Logro. OM MANI PEME HUM HRIH   HRIH HRIH HRIH

Publicado en Visión dhármica | 1 Comentario

Tu naturaleza

06b6c5302b0fa5c5b5f152645ffd8946Tomando lo falso por cierto
y lo cierto por falso,
desatiendes el corazón
y te colmas de deseos.

Ve lo falso como falso
y lo cierto como cierto.
Escudriña el corazón.
Manifiesta tu naturaleza.

—Buda Sakyamuni

Publicado en Visión dhármica | Deja un comentario

El estado sublime

15665943_272346869846574_6465369063098680817_nSeré capaz y recto en mi conducta,

directo y amable al hablar,

humilde y sin presunciones,

contento y fácilmente satisfecho,

con pocas preocupaciones, y frugal en mis costumbres.

 

En paz, con calma, sabiduría, y destreza,

sin orgullo ni exigencias,

nunca haré la menor cosa

que los sabios me deban reprochar.

 

Alegres y seguros,

que todos los seres vivan tranquilos.

Que todos los seres sin excepción

—sean débiles o fuertes,

grandes, poderosos, medianos, pequeños,

visibles e invisibles, cercanos y distantes,

nacidos y por nacer—

¡que todos vivan tranquilos!

 

No engañaré a ninguno,

ni le despreciaré por su condición.

No desearé el mal para ninguno

con ira ni malicia.

 

Así como una madre protege con su vida

a su hijo, su único hijo,

con un corazón inmenso

amaré a todos los seres vivientes.

 

Irradiaré bondad al mundo entero

hacia arriba hasta los cielos,

y hacia abajo hasta las profundidades,

hacia fuera y sin límites,

libre de odio y animosidad.

 

Parado, caminando, sentado, o acostado,

sin cansancio,

recordaré esta instrucción.

Este es el estado sublime.

—Buda Sakyamuni, Maitri Sutra

Publicado en Visión dhármica | Deja un comentario

El karma y la culpa

shame2Asignar culpa conlleva una carga emocional. Bien sea que culpemos a los demás o nos culpemos a nosotros mismos, la emoción negativa que acompaña la culpa no es hábil ni virtuosa.

Culpar no es sólo el acto de asignar responsabilidad por una consecuencia indeseable, sino que también imputa maldad o intención negativa al actor de los hechos.

La ley del karma, según enseñó el Buda Sakyamuni, rebasa los conceptos humanos de la moral, el bien y el mal, la verdad y el error. Es sencillamente el reconocimiento de que toda causa produce un efecto. La gravedad no tiene la intención de hacernos caer cuando tropezamos; el fuego no tiene la intención de quemarnos cuando acercamos la mano a una llama.

Cuando el agua entra en contacto con una superficie, la superficie se moja. No culpamos al agua por mojar la superficie —esa es su naturaleza. Igualmente, cuando nuestra ignorancia sobre la naturaleza del ser y los fenómenos, y nuestras emociones afligidas (el apego, la aversión, y la indiferencia) ocasionan que actuemos de manera inexperta, no hay por qué culpar ni condenar.

El propósito de reconocer la ley del karma no es punitivo, sino instructivo. Cuando comprendemos que existe una relación de causa y efecto entre nuestros actos y las consecuencias que experimentamos, quedamos libres de la falsa creencia de ser víctimas. No vivimos en un universo caótico donde el mal nos acecha sin razón. Somos libres de hacer camino propio, corregir errores, y salir adelante.

No estudiamos el karma para identificar las causas específicas por las cuales algo negativo sucede. Ese ejercicio es inútil. Comprendemos la ley del karma para empeñarnos en crear causas positivas y eficaces en nuestra experiencia.

La ley del karma, de las causas y sus efectos, no nos conduce a la recriminación, la culpa, y la condena. Por el contrario, nos invita a aceptar nuestra capacidad de liberarnos del sufrimiento y sus causas, y aceptar la felicidad y sus causas.

Publicado en Visión dhármica | 1 Comentario

Semillas calcinadas

wpid-taranatha-e5a49ae7bd97e982a3e4bb96e5a4a7e5b888-5-jpgLa liberación no es un lugar, otra dimensión, o un destino.

Consiste en desarraigar todas las aflicciones emocionales de mi mente, de modo que nunca más vuelvan a aparecer en el futuro y se purifiquen en la amplitud de la talidad. “Una vez las semillas se calcinan, el fruto no puede surgir.”

El resultado final de la eliminación de las emociones aflictivas de los tres reinos de la existencia cíclica es sencillamente la atención inmaculada. Esa es la liberación.

— Yetsun Taranata

Publicado en Visión dhármica | Deja un comentario